Ubicación en el celular
Lectura

Dragonfly llegó a su fin tras una confrontación interna en Google

Los miembros del equipo de privacidad se enfrentaron a los ejecutivos responsables de administrar el proyecto

Créditos: 
Pixabay
Daniel Torrealba
Todo indica que el buscador censurado de Google en China, conocido como Dragonfly, llegó a su fin. Google fue forzado a cerrar un sistema de análisis de datos que estaba utilizando para desarrollar el buscador censurado, después de que los miembros del equipo de privacidad de la compañía presentaron quejas internas porque se les mantuvo en secreto cómo recopilaron la información, según la revista The Intercep. 
 
La ruptura interna sobre el sistema ocasionó divisiones masivas, terminando efectivamente la labor en el buscador censurado, revelaron dos fuentes cercanas del proyecto a The Intercep. Este incidente representa un gran golpe para los principales ejecutivos de Google, incluido el CEO Sundar Pichai, que en los últimos dos años han hecho del proyecto en China una de las principales prioridades. 
 
La disputa comenzó a mediados de agosto, cuando The Intercep reveló que los empleados de Google utilizaron un portal con sede en Beijing para desarrollar listas negras en el buscador censurado, diseñado para bloquear amplias categorías de información relacionada con la democracia, los derechos humanos y la protesta pacífica, de acuerdo con las estrictas normas de censura en China aplicadas por el gobierno del Partido Comunista.
 
El portal con sede en Beijing, 265.com, es un directorio en línea que asegura ser “la página de inicio más utilizada de China”. Google compró el sitio web en 2008 a Cai Wensheng, un empresario chino multimillonario. 265.com proporciona a sus visitantes chinos noticias actualizadas, información sobre mercados financieros, horóscopos y anuncios de vuelos y hoteles baratos. 
 
Sin embargo, las consultas de búsquedas en 265.com se redirigen a Baidu, el motor de búsqueda más popular de China y el principal competidor de Google en la nación. Como informó The Intercep en agosto, parece que Google utilizó 265.com como un honeypot, señuelo informático, para estudios de mercado, almacenando información de los usuarios antes de enviarlos a Baidu. 
 
Según revelaciones de dos fuentes de Google, los ingenieros que trabajan en Dragonfly obtuvieron grandes volúmenes de datos que muestran las consultas que los chinos hicieron en el buscador 265.com. Al menos uno de los ingenieros consiguió una clave necesaria para acceder a una “interfaz de programación de aplicaciones” o API, asociada con 265.com, y la utilizó para recopilar datos de búsqueda del portal. Pero los miembros del equipo de privacidad de Google se mantuvieron en la penumbra con respecto al uso de 265.com, un grave incumplimiento del protocolo de la compañía. 
 
Los ingenieros utilizaron los datos de 265 para aprender sobre los tipos de búsquedas que realizan en mandarín las personas ubicadas en China. Esto fue conveniente para construir un prototipo de Dragonfly. Utilizaron las consultas de 265.com, por ejemplo, para revisar las listas de las páginas web que los chinos verían si escribían la misma palabra o frase en Google. 
 
Después usaron una herramienta que llamaron “BeaconTower” para verificar si algún portal en los resultados de búsqueda de Google sería bloqueado por el sistema de censura chino, conocido como el Gran Cortafuegos. A través de este proceso los ingenieros recopilaron una lista de miles de páginas prohibidas, que se integraron en la plataforma de búsqueda de Dragonfly para que eliminen los enlaces a sitios prohibidos en China, como Wikipedia y la BBC.
 
Según el procedimiento normal de la compañía, el análisis de las consultas de búsqueda de las personas está sujeto a fuertes restricciones y debe ser revisado por el personal de la empresa, cuyo trabajo es salvaguardar los derechos de los usuarios. Pero el equipo de privacidad solo se enteró del acceso de los datos de 265.com después de que The Intercep lo revelara, y los integrantes estaban “realmente molestos”, según una fuente de Google. 
 
Los miembros del equipo de privacidad se enfrentaron a los ejecutivos responsables de administrar Dragonfly. Después de una serie de discusiones, informaron a los ingenieros que ya no se les permitiría seguir usando los datos de 265.com para desarrollar Dragonfly.
 
“Los datos de 265.com eran parte integral de Dragonfly”, dijo una fuente a The Intercep. “El acceso a los datos se ha suspendido ahora, lo cual ha detenido el progreso”.  
 
En las últimas semanas de diciembre, se les ha dicho a los equipos que trabajan en Dragonfly que usen diferentes conjuntos de datos para su labor. Ya no están recurriendo a las consultas de búsquedas en la China continental, sino a las consultas de “chino global” que ingresan en Google las personas que viven en países como Estados Unidos o Malasia. 
 
Estas consultas son cualitativamente distintas a las que se originan dentro de China, lo cual hace prácticamente imposible para el equipo de Dragonfly ajustar la precisión de los resultados. Incluso varios grupos de ingenieros han alejado completamente de Dragonfly, se les ha pedido que desvíen su atención de China para trabajar en otros proyectos relacionados con India, Indonesia, Rusia, Medio Oriente y Brasil.
 
Pichai compareció ante el Congreso de Estados Unidos en diciembre, donde enfrentó preguntas sobre Dragonfly. Declaró que no había planes de lanzar el buscador, aunque se negó a descartarlo en el futuro. 
 

Continúa Leyendo

como_saber_cuanto_tiempo_pasas_en_instagram.jpg

El 64 % de los usuarios en esta red social cuenta con edades compre...

Elecciones en Colombia

Tras una larga campaña, el domingo los colombianos vamos a las urna...

#FraudeElectoral

La etiqueta #FraudeElectoral se viralizó en redes sociales a pesar...