Foto archivo Fundación Gabo
Video

“Por la mañana, al despertarse, todo el mundo, absolutamente todo el mundo tiene miedo”: Gabriel García Márquez

Entrevista a Gabriel García Márquez en la Radio Televisión Interamericana (RTI) de Colombia en 1977.

Créditos: 
Foto archivo Fundación Gabo
Redacción Centro Gabo

En 1977, la Radio Televisión Interamericana de Colombia (RTI) en conjunto con el periódico El Espectador publicaron, por entregas, un reportaje concedido por Gabriel García Márquez al escritor y periodista Germán Castro Caycedo. El documento audiovisual se lanzó con motivo de la transmisión de La mala hora en televisión (una adaptación de la novela homónima de Gabo cuyo guion fue escrito por él mismo).

En la entrevista, García Márquez conversó sobre sus experiencias en diversos lugares del mundo, su oficio como escritor y periodista, las consecuencias de la fama y su relación con la soledad y el poder.

Bogotá: la ciudad más impresionante del mundo

 

Recordando su primer viaje a Bogotá para solicitar una beca de estudios, el escritor colombiano confesó haber entrado en un mundo completamente distinto que lo impresionó para siempre y le mostró la realidad helada de los andes. “Llegué solo a Bogotá en 1943. A las cuatro de la tarde. A la estación de la Sabana. ¿Tú sabes que me han hecho muchas entrevistas y me han preguntado siempre cuál es la ciudad que más me ha impresionado en el mundo? Creo que las conozco casi todas y siempre contesto lo mismo: «¡Bogotá!». Es la ciudad que más me ha impresionado y que más me ha marcado. Mi llegada a Bogotá. Esa tarde. Una ciudad gris. Toda cenicienta. Con lluvia, con unos tranvías que cuando cruzaban por las esquinas echaban chispas e iba todo el mundo colgado. Todos los hombres estaban vestidos de negro. Con sombrero, y no había una sola mujer… ¡No había una sola mujer en la calle! Tú sabes que para los costeños esto es muy grave. Para uno a los trece años: ver una ciudad donde no hay una sola mujer”, relató García Márquez.

 

La ambición y la fama

 

Gabo también le contó a Castro Caycedo que desde el momento en que decidió convertirse en escritor lo hizo con la pretensión de ser el mejor. Para ello tuvo que imaginarse rivalizando con los más grandes escritores de la literatura universal, en una competencia de igual a igual. “No se puede ser un regular escritor si uno no tiene el propósito de ser el mejor escritor del mundo. Es decir, no se puede escribir regularmente bien si uno no se propone en cada letra a ser mejor que Cervantes, ser mejor que Shakespeare, ser mejor que el Dante, ser mejor que Sófocles”, dijo.

Sin embargo, el escritor también reveló que estas aspiraciones acarrearon una problemática imprevista: la fama. “No sabía que esa meta implicaba la fama”, dijo. “Hubiera sido feliz si todos mis libros hubieran sido póstumos, en el sentido de que no tenía que cargar con todos los libros que he escrito. Por eso hubiera preferido que se hubieran conocido después de mi muerte”.

 

El miedo natural de los seres humanos

 

Para García Márquez, la vida del narrador que se alimenta de las supersticiones conduce inevitablemente a un enfrentamiento con la realidad. De esa forma el terror abstracto a los muertos se convierte en un sentimiento paralelo al terror de encarar el mundo de los vivos. Y así, el miedo se vuelve una constante del escritor y de las personas en general.

“Me di cuenta de algo que los años me han ido permitiendo: que por la mañana, al despertarse, todo el mundo, absolutamente todo el mundo tiene miedo”, comentó al respecto Gabo. “Y esa fue una enseñanza muy importante, porque durante muchos años creí que era solamente yo. Y cuando supe que todo el mundo tenía miedo, pensé que probablemente nadie tiene más miedo al despertarse por la mañana que los presidentes de la República. Y ese día seguí despertando con mucho miedo, pero aprendí a tenerle menos miedo al miedo de por la mañana”.

Continúa Leyendo

Erotismo y muerte (diseño de Paola Nirta)

Ocho escenas eróticas de la novela de Gabriel García Márquez donde...

Archivo Gabriel García Márquez, Harry Ransom Center

Prólogo de Gabriel García Márquez dedicado al pintor colombo-españo...

Bogotá, 1990 (Hernán Díaz)

Doce reflexiones del escritor colombiano sobre la importancia de la...

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.