Foto archivo Fundación Gabo
Lectura

Los vallenatos en los que aparece Gabriel García Márquez (Primera parte)

Cinco canciones de música vallenata que mencionan a Gabriel García Márquez.

Créditos: 
Foto archivo Fundación Gabo
Redacción Centro Gabo

La música vallenata es –junto a la obra de Faulkner, Hemingway, Kafka y Woolf– una de las influencias más decisivas en la literatura de Gabriel García Márquez. El escritor colombiano admiraba a los juglares vallenatos que iban de pueblo en pueblo cantando los acontecimientos cotidianos de la región Caribe al ritmo de la caja, la guacharaca y el acordeón. Para él, estos artistas nómadas eran autores de “canciones de gesta” mediante las cuales los habitantes de una aldea remota podían enterarse de los sucesos acaecidos en otros lugares.

“En Aracataca, cuando ya tenía la pasión de que me contaran cuentos, vi, muy niño, el primer acordeonero”, contó Gabo en una entrevista concedida a Caracol Radio en mayo de 1991. “Recuerdo haberlo visto la primera vez porque era un viejito que estaba sentado en una especie de feria que había en Aracataca y tenía el acordeón puesto en el suelo al lado de él y yo no sabía qué instrumento era, qué cosa era eso. Entonces el hombre empezó a cantar un cuento, a contar una historia. Y para mí fue una revelación, cómo se podían contar historias cantadas, cómo se podía saber de otros mundos y de otros países y de otras gentes a través de las cosas que contaban cantando”.

Este modo de narrar fue tan determinante para el escritor que, poco después de publicar Cien años de soledad, comentó que su novela podía juzgarse como un vallenato de cuatrocientas páginas. En la trama de aquel libro también aparecen dos juglares emblemáticos del país: Rafael Escalona y Francisco El Hombre (considerado más una leyenda que una persona real, famoso por vencer al diablo cantando el Credo al revés durante un duelo de acordeón).

De manera que sin el vallenato, los cuentos y novelas de García Márquez habrían sido diferentes. No obstante, a medida que la fama de Gabo fue extendiéndose por el planeta, la música vallenata que tanto marcó al novelista comenzó a ser influida por él. Pronto García Márquez pasó de ser un oyente de estos ritmos de acordeón a ser un personaje en las letras de las canciones.

En el Centro Gabo hemos seleccionado cinco vallenatos en los que se menciona al escritor colombiano. Los compartimos contigo:

 

1. Canción para una Muerte Anunciada

En 1981, el mismo año en que García Márquez publicó Crónica de una muerte anunciada, el compositor Lisandro Meza lanzó “Canción para una Muerte Anunciada” dentro de un álbum homónimo. En su canción, Meza menciona que la historia se la ha contado antes “su amigo” y “confidente” García Márquez y procede a relatar los hechos descritos por Gabo en su libro.

                                                                                          

En un pueblo muy lejano

a orillas de un río caudaloso

donde una historia de amor

estremeció a quienes lo habitan

Conocidos como Santiago Nasar

como Ángela Vicario

fueron sus protagonistas

Esta historia me la contó García Márquez

que es mi amigo, confidente

y como es mamador de gallo

se la contó a todo el mundo

pero yo le voy a contar a la gente

cuál es el nombre del pueblo

Pa’ que nada quede oculto

 

Era una chica muy bella

Santiago su amor le entregó

y no se casó con ella

el mal allí comenzó

 

Santiago, te van a matar

el mal allí comenzó

Santiago, te van a matar

 

2. El Vallenato Nobel

Luego de acompañar a García Márquez a la ceremonia de recepción del Premio Nobel de Literatura en 1982, el compositor Rafael Escalona escribió “El Vallenato Nobel”, un merengue vallenato en el que se evoca los elementos más conocidos de la obra del escritor colombiano, en especial de Cien años de soledad. Escalona menciona la llegada de Gabo a Estocolmo y recuerda las mariposas amarillas, los pescaditos de oro, el olor de la guayaba, los gitanos que llegan a Macondo y algunos inventos como el imán.

La canción fue grabada por los hermanos Zuleta en 1983 dentro de un álbum del mismo nombre. Poncho y Emiliano Zuleta también estuvieron presentes en la ceremonia de Estocolmo.

 

Gabo te mandó de Estocolmo

un poco de cosas muy lindas

Una mariposa amarilla

y muchos pescaditos de oro

Gabo sabe lo que te agrada

por eso él te manda conmigo

el perfume desconocido

que tiene un olor a guayaba

También te manda

las mariposas amarillas

de Mauricio Babilonia

Le mostré las frases tan lindas

que escribiste en un papelito

pa' que se dé cuenta Gabito

que yo sí tengo quien me escriba

En el nuevo libro de Gabo

dijo que lo iba a publicar

Que yo me parezco a un gitano

y mi corazón a un imán

Sabes que Estocolmo está muy lejos

queda muy cerquita del polo

Allá se camina en el hielo

que un gitano trajo a Macondo

Gabo me ha invitado a su fiesta

y esto es para mí un gran honor

Fui con los Hermanos Zuleta

pa' que el rey oyera acordeón.

 

3. La reina de Cartagena

Lanzada en 1992 en el álbum Fiesta Vallenata vol. 18, “La reina de Cartagena” fue compuesta e interpretada por Diomedes Díaz. En la estrofa final, Díaz invoca al compositor Rafael Escalona, el pintor Alejandro Obregón y García Márquez para elogiar a “Cristina”, la destinataria del canto. La mención reconoce a tres maestros en sus respectivos campos (composición, pintura y creación literaria) que forjaron fuertes lazos de amistad entre sí.

 

Sé que Rafael Escalona

padre de nuetro folclor

el día que conozca a mi Cristina

le hace una canción

y si Obregón estuviera vivo me la pintaría

porque García Márquez le diría literariamente:

pinte un corazón como el de Diomedes que ella lo merece

pinte un corazón como el de Diomedes que ella lo merece.

 

4. La diosa coronada

Compuesta por el maestro Leandro Díaz, “La diosa coronada” fue grabada por grandes músicos vallenatos como Alfredo Gutiérrez (en 1972) y Silvio Brito (en 1986). Estas versiones tempranas (más específicamente la de Gutiérrez) inspiraron a García Márquez en la escritura de El amor en los tiempos del cólera. Florentino Ariza, protagonista del libro, llama “Diosa coronada” a Fermina Daza, la otra protagonista. El epígrafe de la novela son dos versos de la canción:

 

En adelanto van estos lugares:

ya tienen su diosa coronada

 

Varios años después de la publicación de El amor en los tiempos del cólera, Ivo Díaz, hijo de Leandro, grabó “La diosa coronada” junto al acordeonero Colacho Mendoza. En esta versión se menciona al escritor desde los primeros segundos: “Gabriel García Márquez, aquí está lo que te inspira”.

 

5. Por querer olvidarte

En esta canción, el compositor Omar Geles no nombra a García Márquez pero sí hace referencia a dos novelas suyas: Cien años de soledad y El coronel no tiene quien le escriba. Ambas referencias constituyen el segmento más fundamental del coro. La canción fue grabada por Nelson Velásquez en 2007 e incluida en su álbum Conquistando corazones.

 

Si tú no vuelves amor

La pesadilla me va a matar

O tal vez muera ahogado en el mar

Ya no puedo ser feliz

Y todo por querer olvidarte

Ahora el coronel no tiene quien le escriba

Me esperan cien años de soledad

Si no regresas mi vida

Continúa Leyendo

García Márquez y Nueva York

Diez reflexiones del escritor colombiano sobre la Gran Manzana.

...
Archivo Gabriel García Márquez, Harry Ransom Center

Una selección de textos periodísticos en los que el escritor colomb...

Las mil y una noches

Cinco comentarios del escritor colombiano sobre Las mil y una noche...

©Fundación Gabo 2021 - Todos los derechos reservados.