Gabriel García Márquez y las vocaciones tempranas
Lectura

10 postulados de Gabriel García Márquez sobre las vocaciones tempranas

Un decálogo del escritor colombiano para entender sus ideas en torno a una educación enfocada en la estimulación oportuna.

Redacción Centro Gabo

El 9 de octubre de 1995, el escritor colombiano Gabriel García Márquez publicó en el periódico El TiempoUn manual para ser niño”, su célebre ensayo sobre las principales necesidades educativas durante la infancia. Allí planteó sus ideas en torno al desarrollo de las vocaciones tempranas, es decir, la estimulación oportuna de las habilidades innatas con las que nacen todos los seres humanos y que se pierden o evolucionan dependiendo del contexto educativo.

De acuerdo con Gabo, los niños vienen al mundo con facultades congénitas que, cuando son identificadas a tiempo, pueden ser tomadas en cuenta para fomentar una profesión. Se trata de crear condiciones favorables a los dones naturales de las personas para que estas avancen en los caminos que más les convengan. “Se nace escritor, pintor o músico. Se nace con la vocación y en muchos casos con las condiciones físicas para la danza y el teatro, y con un talento propicio para el periodismo escrito”, sostiene García Márquez, “cuando un niño llega a la escuela primaria puede ir ya predispuesto por la naturaleza para alguno de esos oficios, aunque todavía no lo sepa. Y tal vez no lo sepa nunca, pero su destino puede ser mejor si alguien lo ayuda a descubrirlo”.

Un manual para ser niño” es un texto didáctico que, aún en los tiempos actuales, cuestiona los sistemas formales  de enseñanza en los colegios de América Latina y los responsabiliza de la infelicidad laboral, de las profesiones frustradas y los prodigios echados a perder.

Desde el Centro Gabo hemos seleccionado diez postulados de Gabo presentes en su ensayo. Los compartimos contigo:

 

1. La fórmula de la felicidad

 

Creo, con una seriedad absoluta, que hacer siempre lo que a uno le gusta, y sólo eso, es la fórmula magistral para una vida larga y feliz.

 

2. Profesiones… desde la niñez

 

Si a un niño se le pone frente a una serie de juguetes diversos, terminará por quedarse con uno que le guste más. Creo que esa preferencia no es casual, sino que revela en el niño una vocación y una aptitud que tal vez pasarían inadvertidas para sus padres despistados y sus fatigados maestros. Creo que ambas le vienen de nacimiento, y sería importante identificarlas a tiempo y tomarlas en cuenta para ayudarlo a elegir su profesión.

 

3. Los poderes clarividentes de la infancia

 

Algunos niños a una cierta edad, y en ciertas condiciones, tienen facultades congénitas que les permiten ver más allá de la realidad admitida por los adultos. Podrían ser residuos de algún poder adivinatorio que el género humano agotó en etapas anteriores, o manifestaciones extraordinarias de la intuición casi clarividente de los artistas durante la soledad del crecimiento, y que desaparecen, como la glándula del timo, cuando ya no son necesarias.

 

4. La reminiscencia de los oficios

 

Se nace escritor, pintor o músico. Se nace con la vocación y en muchos casos con las condiciones físicas para la danza y el teatro, y con un talento propicio para el periodismo escrito, entendido como un género literario, y para el cine, entendido como una síntesis de la ficción y la plástica. En ese sentido soy un platónico: aprender es recordar. Esto quiere decir que cuando un niño llega a la escuela primaria puede ir ya predispuesto por la naturaleza para alguno de esos oficios, aunque todavía no lo sepa. Y tal vez no lo sepa nunca, pero su destino puede ser mejor si alguien lo ayuda a descubrirlo. No para forzarlo en ningún sentido, sino para crearle condiciones favorables y alentarlo a gozar sin temores de su juguete preferido.

 

5. Aptitudes y vocaciones: cuestión de dos

 

Las aptitudes y las vocaciones no siempre vienen juntas. De ahí el desastre de cantantes de voces sublimes que no llegan a ninguna parte por falta de juicio, o de pintores que sacrifican toda una vida a una profesión errada, o de escritores prolíficos que no tienen nada que decir. Sólo cuando las dos se juntan hay posibilidades de que algo suceda, pero no por arte de magia: todavía falta la disciplina, el estudio, la técnica, y un poder de superación para toda la vida.

 

6. Las ventajas de la desobediencia

 

En Colombia no existen sistemas establecidos de captación precoz de aptitudes y vocaciones tempranas, como punto de partida para una carrera artística desde la cuna hasta la tumba. Los padres no están preparados para la grave responsabilidad de identificarlas a tiempo, y en cambio sí lo están para contrariarlas. Los menos drásticos les proponen a los hijos estudiar una carrera segura, y conservar el arte para entretenerse en las horas libres. Por fortuna para la humanidad, los niños les hacen poco caso a los padres en materia grave, y menos en lo que tiene que ver con el futuro.

 

7. Salir a buscar vocaciones

 

No hay que esperar a que las vocaciones lleguen: hay que salir a buscarlas. Están en todas partes, más puras cuanto más olvidadas. Son ellas las que sustentan la vida eterna de la música callejera, la pintura primitiva de brocha y sapolín en los palacios municipales, la poesía en carne viva de las cantinas, el torrente incontenible de la cultura popular que es el padre y la madre de todas las artes.

 

8. La lectura: placer, no tortura

 

Es imposible que los niños lean una novela, escriban la sinopsis y preparen una exposición reflexiva para el martes siguiente. Sería ideal que un niño dedicara parte de su fin de semana a leer un libro hasta donde pueda y hasta donde le guste –que es la única condición para leer un libro– pero es criminal, para él mismo y para el libro, que lo lea a la fuerza en sus horas de juego y con la angustia de las otras tareas.

 

9. La pedagogía de la escritura

 

Nadie enseña a escribir, salvo los buenos libros, leídos con la aptitud y la vocación alertas. La experiencia de trabajo es lo poco que un escritor consagrado puede transmitir a los aprendices si éstos tienen todavía un mínimo de humildad para creer que alguien puede saber más que ellos. Para eso no haría falta una universidad, sino talleres prácticos y participativos, donde escritores artesanos discutan con los alumnos la carpintería del oficio: cómo se les ocurrieron sus argumentos, cómo imaginaron sus personajes, cómo resolvieron sus problemas técnicos de estructura, de estilo, de tono, que es lo único concreto que a veces puede sacarse en limpio del gran misterio de la creación.

 

10. La educación, un asunto más cultural que educativo

 

Lo que debe plantearse para Colombia, sin embargo, no es sólo un cambio de forma y de fondo en las escuelas de arte, sino que la educación artística se imparta dentro de un sistema autónomo, que dependa de un organismo propio de la cultura y no del ministerio de la educación. Que no esté centralizado, sino al contrario, que sea el coordinador del desarrollo cultural desde las distintas regiones del país, pues cada una de ellas tiene su personalidad cultural, su historia, sus tradiciones, su lenguaje, sus expresiones artísticas propias. Que empiece por educarnos a padres y maestros en la apreciación precoz de las inclinaciones de los niños, y los prepare para una escuela que preserve su curiosidad y su creatividad naturales.

Continúa Leyendo

Portada de El otoño del patriarca, Editorial Sudamericana

Tres relatos que te acercarán al tono narrativo de una de las novel...

Cartagena, 1998

Cuatro lecciones que dejó Gabriel García Márquez a partir de sus te...

Santa Claus

Nueve reflexiones del escritor colombiano sobre la época navideña,...

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.