1940

“Bobadas mías”

“Bobadas mías”

 

Como en Sucre no podía estudiar su bachillerato, viaja solo a Barranquilla, en el vapor Capitán de Caro, a estudiar en el colegio San José de los jesuitas donde cursa el primer año. Se aloja en la casa de su primo José María Valdeblánquez y su esposa Hortensia. Muchacho retraído, lee mucho, disfruta de la soledad y se aparta de los deportes. Sus compañeros de clase lo apodan “El Viejo”.

 

Yo le temía al colegio como a un calabozo, me espantaba la sola idea de vivir sometido  al régimen de una campana, pero también era la única posibilidad de gozar de mi vida libre desde los trece años, en buenas relaciones con mi familia, pero lejos de su orden, de su entusiasmo demográfico, de sus días azarosos, y leyendo sin tomar aliento hasta donde me alcanzara la luz.

Vivir para contarla.

 

Escribe sus primeros poemas, sátiras en verso dedicadas a sus compañeros de clase. Aunque decomisadas por el sacerdote Luis Posada, el padre Arturo Mejía le propone publicarlas en la revista Juventud donde salen bajo el título de “Bobadas mías”, en julio, septiembre y noviembre.  El título se debe a la respuesta de García Márquez, a la propuesta del rector de publicar sus primeras creaciones:

 

Mi reacción inmediata fue un retortijón de sorpresa, vergüenza y felicidad, que resolví con un rechazo nada convincente:

—Son bobadas mías.

El padre Mejía tomó nota de la respuesta, y publicó los versos con ese título «Bobadas mías»— y con la firma de Gabito, en el número siguiente de la revista y con la autorización de las víctimas. En dos números sucesivos tuve que publicar otra serie a petición de mis compañeros de clase. De modo que esos versos infantiles —quiéralo o no— son en rigor mi opera prima.

Vivir para contarla

 

“Un alivio en mis sobresaltos fue el nombramiento del pintor y escritor Héctor Rojas Herazo en la cátedra de dibujo. Debía tener unos veinte años’’. Reencuentros de vacaciones con la familia en Sucre, donde lo impresiona la aparición de pasquines que generan un clima de tensión y violencia, materia prima para La mala hora.

 

Hitos históricos:
 

Las tropas alemanas entran en París. Asesinato de León Trotsky. Somoza desata represión en Nicaragua

Hitos literarios y culturales

 

Miguel Rasch Isla: Sonetos. Jorge Artel: Tambores en la noche. Eduardo Carranza: Ellas, los días  y las nubes. Muere en Medellín, Tomás Carrasquilla. V. Huidobro: Sátiro o el poder de las palabras. A. Bioy Casares: La invención de Morel. Arguedas: Yawar Fiesta. Fernando Ortiz: Contrapunteo cubano del tabaco y el azúcar. Lydia Cabrera Cuentos negros de Cuba. W. Faulkner: El villorrio. E. Hemingway: Por quién doblan las campanas. Carson McCullers: El corazón es un cazador solitario. Saroyan: Mi nombre es Aram; El momento de tu vida. Graham Greene: El poder y la gloria. Bachelard: El agua y los sueños. Jung: La interpretación de la personalidad. Picasso: Pesca nocturna en Antibes. Charles Chaplin: El gran dictador. No se entrega el Nobel de Literatura a causa de la guerra.