1951

Comprimido

Comprimido

 

Gabriel Eligio García, padre de García Márquez, incómodo con el clima político en Sucre, de franca hostilidad contra los conservadores, decide abandonar el pueblo e instalarse con su familia en Cartagena, por lo que le pide a Gabo que se vaya a vivir con ellos. Gabo arregla con El Heraldo para enviar desde Cartagena su columna y siete editoriales cada semana. La familia se muda al barrio Pie de la Popa, en la Calle Real. Allí se entera del asesinato de su amigo Cayetano Gentile Chimento que sirve de argumento, años más tarde, a la Crónica de una muerte anunciada (1981).

 

El 18 de marzo, El Espectador publica su cuento “Nabo, el negro que hizo esperar a los ángeles”, de clara estirpe faulkneriana.
 

Por sugerencia de Gustavo Ibarra Merlano lee Antígona, de Sófocles, obra que lo impacta tanto que selecciona como epígrafe de la novela la frase de Antígona sobre el destino del cadáver de Polinice.

 

En febrero al querer matricularse en la Universidad para cuarto año de Derecho se entera de que ha sido reprobado.
 

Trabaja para El Heraldo hasta julio de 1951, cuando termina de pagar el adelanto económico que le habían hecho, y regresa a El Universal, donde empieza a publicar de forma anónima.

 

Durante esta época un político y aventurero peruano Julio Cesar Villegas, representante de Bogotá de la editorial Losada de Buenos Aires, quien viajaba por la costa en busca de material prometedor, le dice a Gabo que si termina la obra que está escribiendo, ésta podría ser tomada en consideración para publicarla en Buenos Aires. La propuesta motiva a Gabo a terminarla con prontitud y esmero: En septiembre, la primera versión de La hojarasca está casi acabada.
 

Entre el 18 y 23 de septiembre publica en Cartagena, como director y único redactor, el periódico Comprimido, un diario vespertino gratuito, de 8 páginas tamaño media carta, del que no se encuentran ejemplares originales. El proyecto lo realiza en asocio con Guillermo Dávila, apodado “El Mago”, el más joven linotipista de El Universal, quien le propuso la idea, a raíz del cierre del vespertino conservador El Fígaro.

 

En palabras de Gabo, en el primer editorial:

 

Comprimido no es el periódico más pequeño del mundo, pero aspira a serlo con la misma laboriosa tenacidad con que otros aspiran a ser los más grandes. Nuestra filosofía consiste en aprovechar en beneficio propio las calamidades que se confabulan contra el periodismo moderno. La carestía del papel, la escasez de anuncios y de lectores, favorecen nuestro progreso puesto que nos colocan en la circunstancia de reducir cada vez más nuestras proporciones. Esta iniciativa —como los préstamos con interés— tiene el privilegio de prosperar a costa de su propia quiebra”. En el último editorial lo despide como “el primer periódico metafísico del mundo”.

                         

En diciembre regresa a Barranquilla, donde retoma la escritura de “La Jirafa”, pero con un cambio de tono y descenso de la regularidad, que denotan cansancio al margen del cumplimiento con  otras actividades en  el periódico.

Hitos históricos:

 

Se acentúa la "Violencia". El presidente Gómez se retira de la presidencia por enfermedad y lo sucede Roberto Urdaneta Arbeláez. En Estados Unidos, se inicia la era del “macarthismo”, persecución política y represión ideológica, sin respeto por los derechos del acusado de deslealtad o subversión. Primeras emisiones de televisión a color en Estados Unidos, Nacionalización del petróleo en Irán. Independencia de Libia. Golpe de estado de Fulgencio Batista en Cuba.

 

Hitos literarios y culturales:

 

Héctor Rojas Herazo: Tránsito de Caín. Eduardo Caballero Calderón: El Cristo de espaldas. Neruda: Versos del capitán. M. Rojas: Hijo de ladrón. Guillermo Cabrera Infante: “Balada de plomo y hierro”. J. Cortázar: Bestiario. Julio Garmendia: La tuna de oro. J.C. Onetti: Un sueño realizado. Jorge Luis Borges: Otras inquisiciones. C.J. Cela: La colmena. Faulkner: Réquiem por una monja. Hemingway: El viejo y el mar. Truman Capote: Color local; El arpa de hierba. C. McCullers: La balada del café triste S. Beckett: Molloy. Camus: El hombre rebelde. Hauser: Historia social de la literatura y el arte. P. F. Lagerkvist, premio Nobel. De Sica: Milagro en Milán.Dalí: Cristo de San Juan de la Cruz. J. Huston: La reina africana. Prokofiev: Sinfonía No.   7.