Cuento de David Felipe Zuñiga con mención de honor en ¡Todos a escribir!

Líderes en cuarentena

Esta historia alcanzó mención de honor por parte del jurado de ¡Todos a escribir! Historias en los tiempos de la cuarentena por ser un testimonio valioso de la actualidad nacional en momentos de pandemia. 

Redacción Centro Gabo
04 de Agosto de 2020
Relato escrito por David Felipe Zuñiga Palechor, de 16 años, quien participó en ¡Todos a escribir! Historias en los tiempos de la cuarentena, actividad virtual de Centro Gabo y el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (MinTIC). Con esta historia, el adolescente consiguió mención de honor del jurado en la categoría de 13 a 16 años
 
***************************************
 
Mi nombre es Juan, tenía 13 años cuando vivía con mis padres y mi hermana en El Vado, una pequeña vereda. Mi padre se llamaba Álvaro. Él era el presidente de la Junta de Acción Comunal, nuestros vecinos lo querían mucho porque trabajaba muy duro por mejorar la situación en el pueblo, quería que la gente tuviera trabajo y que todos los niños pudiéramos ir al colegio. 
 
Un día, mientras estábamos comiendo, llegó uno de los amigos de papá.
 
“Compadre, ¡tiene que irse del pueblo! Dijeron que si no abandonaba el pueblo para mañana en la noche…”.
 
Esa noche escuché discutir a mis padres. Mi mamá quería abandonar el pueblo en la madrugada. 
 
“Tenemos que irnos, Álvaro. No podemos quedarnos aquí con los niños”, decía mi madre entre lágrimas. 
 
“¿A dónde? ¿A la ciudad? Esto es lo único que tenemos Carmen, nuestra casa, nuestra tierra, nuestra vida está aquí. Además, la gente confía en nosotros, no podemos simplemente abandonarlos a su suerte. La gente merece una vida mejor”. 
 
Al día siguiente, mi padre llegó al anochecer. Había estado ayudando a algunos campesinos en los cultivos. Me sentía orgulloso de mi papá porque siempre estaba trabajando para ayudar a los demás.
 
De repente, escuchamos un ruido en el patio y de un momento a otro cinco hombres entraron en nuestra casa. Entre insultos y golpes se lo llevaron. Ese fue el último día que lo vi. 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.