Marco Schwartz, director de El Heraldo. Foto: Archivo El Heraldo.
Lectura

“Yo creo que Internet es una gran oportunidad para el periodismo”: Marco Schwartz

El Heraldo es uno de los medios regionales más innovadores de Colombia en términos de engagement. 

Créditos: 
El Heraldo.
María Paula Martínez
María Paula Martínez: ¿Están los medios hoy más preocupados por su relación con  la audiencia?
 
Marco Schwartz: Los medios estamos preocupados desde dos ópticas diferentes, una comercial donde intentamos entender los nuevos mercados. Llevamos desde el año 96 y todavía el panorama es muy difuso. Siempre los gurús en mercadeo dicen tener clara la fórmula y a los 6 meses están diciendo lo contrario. Estamos preocupados por el comportamiento del mercado. Por la pauta publicitaria que en digital está ahora acaparada por Google y Facebook. La segunda óptica tiene que ver con la gente y sus rutinas de consumo. El público ha cambiado la manera de informarse y tienen muchas más opciones que antes. Yo creo que los periódicos cometieron un suicidio original que fue no prever cobrar por la noticia. La información fue gratis desde el inicio y hoy estamos preocupados por retener a una audiencia digital que no paga por la información. 
Sin embargo, yo creo que estamos ante la mejor oportunidad de interactuar con la audiencia. Yo creo que Internet es una gran oportunidad para el periodismo. Al Heraldo nunca lo habían leído tantas personas y lo indican las 5 millones de visitas únicas mensuales en la web. Evidentemente el impreso ha ido en un declive, pero ha sido  absorbido con creces por el internet.  El reto al que nos enfrentamos es hacerlo rentable y permanente. Aumentar la audiencia y generar impacto. Yo lo miro con inquietud, pero no como un problema.

 

MP:¿Considera que hoy hay una mayor crisis de confianza de las audiencias frente a los medios de comunicación? ¿Qué estrategias se pueden implementar para que los medios hagan frente a esta situación? 

 
M.S: La crisis ha existido siempre pero hoy hay más gente que puede expresar lo que opina. No he estudiado el tema en concreto pero me atrevo a especular que no es una nueva crisis.  Yo creo que los periódicos siempre han sido sometido a unos escrutinios tremendos por el público. Tengo recuerdos de la gente hablando de los grandes periódicos y diciendo: ¡esta gente que manipula, que está al servicio de los poderes!. Pero cuando no había Internet eso se quedaba en una queja verbal, poco expuesta al público. 
Yo creo que los periódicos tenemos la obligación de analizar las críticas. También creo que a veces se critican muy fácilmente a los periódicos, a los medios, sobre todo a los grandes.
 

MP: ¿Cómo analizas el fenómeno de las noticias falsas y el periodismo regional? 

 
M.S: Voy a decir una obviedad: esto es un fenómeno de toda la vida. Las mentiras hechas por personajes como Donald Trump, pero también desde todos los poderes, siempre han existido. El antídoto que yo conozco es la exigencia.  En el caso de El Heraldo no hemos tenido ningún episodio con las noticias falsas desde la redacción. No tenemos problema en tardarnos más tiempo en sacar la noticia siempre que podamos verificarla. También analizamos muy bien las fuentes. Si no podemos verificarla en la fuente original, tomamos en cuenta fuentes confiables: si el New York Times dice que murió Bob Dylan y nosotros no vamos a tener acceso a la familia Dylan, pues damos el crédito al NYT.  Si en cambio encontramos la noticia en un periódico que tenemos conciencia de que es un medio chismoso, que ha cometido errores en la verificación en otras ocasiones, no le damos crédito de la muerte de Dylan hasta que otros periódicos solventes u otras fuentes se pronuncien. 
Son recursos elementales, del A b c del cuidado de la información. En el Heraldo no tenemos prisa por dar la noticia pronto si no la tenemos confirmada. Nos preocupa dar las noticias pertinentes a tiempo pero no a cualquier precio. 
 

MP: ¿Cómo moderan en el Heraldo los espacios de interacción con las audiencias?

 
M.S: Hay un método que se aplicó antes de mi llegada: se suprimieron los comentarios en las noticias y en las editoriales. Yo lo he mantenido y no veo motivos para cambiarlo hasta que yo sepa que tenemos los recursos para manejarlo y el propósito. Me parece acertado mientras no tengamos mecanismos claros para esto.  
Los comentarios ahora se hacen en las redes sociales. Ahora justo estoy preparando un manual para este tipo de cosas. Por ahora revisamos cada caso si hay algún insulto grave o alguna afirmación que pueda ser constitutiva de delito, una difamación lo removemos o pedimos que lo quiten. 
 

MP: Facebook contrató 3.000 nuevos empleados para combatir las noticias falsas. ¿Cómo analiza el Heraldo las iniciativas periodísticas de Facebook?

 
M.S:  Facebook es una plataforma que está en un extraño limbo entre ser o no un medio de comunicación. Soy escéptico frente a los mecanismos que ha anunciado. Facebook para nosotros es una fuente más de información como puede ser el vecino o como puede ser Whatsapea. Es una herramienta y trato que la redacción entienda que no es como una biblia sino como si estuvieras en el mercado de la esquina y alguien te comenta algo. Es también una herramienta para difundir noticias del periódico. La audiencia de El Heraldo no proviene mayoritariamente de redes sociales. Como demuestra el informe “Ocho claves para entender las audiencias digitales en Colombia” es uno de los periódicos con más alto índice de entrada orgánica, por la web de El Heraldo y por buscadores. Solo un 30% viene de redes, y allí el 90% es de Facebook. 
El anuncio sobre las banderas para cuando Trump diga alguna bobada no me parece tan relevante.  Me parece más importante que definan qué son, qué quieren ser y si van a actuar como un medio. Yo creo que el debate se centró a raíz de tres episodios que trataron de  vincular como parte de un mismo fenómeno: Trump, Brexit, y el plebiscito. Sin embargo, yo tengo una lectura totalmente diferente.  Yo recuerdo que después de eso la gente rasgándose las vestiduras por Facebook. Yo aprobé editorialmente y me pronuncié a favor del sí. Ganó el no y sentí que perdimos en una democracia, pero creo que es muy superficial atribuirlo a mentiras de Uribe. Yo creo que la explicación de la victoria del no es mucho más compleja de lo que se dice. La posverdad jugaría una partecita. 
 

¿Cuál es la apuesta de El Heraldo en Whatsapp?

 
Cuando El Heraldo empezó con Wasapea, en Colombia Whatsapp no era una herramienta de comunicación para los periódicos y ni el El Tiempo ni El Espectador la tenían. Fue todo un experimento. Yo me enteré de una estrategia así en un congreso en Valencia, España. Era una iniciativa que habían puesto en marcha en Brasil y que me llamó mucho la atención. 
 
Wasapea es un caso muy exitoso. Ha crecido tanto que nos obligó a tener una persona a cargo de esto exclusivamente. Angie Cabrera es actualmente la encargada.
 
Angie Cabrera: 
 
Todo los dias hay en la web nuevas notas de Wasapea y en el impreso, al menos una. De Wasapea salen historias que se publican en la web (notas, videos, galerías) y en el impreso notas con el sello para que la audiencia sepa. La curaduría de esta información es un proceso largo y muy dinámico. Llegan muchas imágenes y ayer por ejemplo, hubo más de doscientos chats por la noticia de un incendio. Por allí también nos llegan noticias falsas. Nos llegan las mismas fotos en más de cinco chats. Para verificar nosotros le preguntamos a la gente donde la tomó, cuando. Hay un usuario por ejemplo que siempre envía la misma fotografía desde hace dos semanas. Ya le he dicho que es la misma y que por favor envíe nuevas. Siempre tengo que estar muy pendiente. 
 
Mi sello como estratega es ser muy amable, establecer una relación cercana y eso ha hecho que nos escriban mas. Es como una “amistad” con el usuario. Si no publicamos les explicamos siempre las razones. 
 
Tuvimos una nota que fue la de “gruppy” el perro que ingresó al estadio en el partido de Colombia.  Fue la más leída y nos dimos cuenta que aquí les gusta mucho el tema de las mascotas. Además de publicar las mascotas perdidas con wasapea se han desprendido varias ramas sobre cómo cuidarlas, cómo adoptarlas. Esto por la recepción que hemos tenido que creamos Wasapea Mascotas. 
 
 

Sobre Convivencias en Red

 
Poner a Gabriel García Márquez al alcance de los niños, jóvenes y ciudadanos de Cartagena y Bolívar, la región Caribe, Colombia, América Latina y el mundo; este es uno de los objetivos específicos del Centro Gabo. 
 
Conoce más sobre Convivencias en Red, una iniciativa de la FNPI en asocio con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia (Mintic),  que promueve el uso responsable y transparente de las redes sociales.
 
* María Paula Martínez (Colombia). Periodista. Profesora e investigadora del CEPER de la Universidad de los Andes. Colaboradora del proyecto Convivencias en Red. 

Nube de tags

Continúa Leyendo

Bots en Twitter.

A menudo, las cuentas que publican o difunden mensajes de forma aut...

Elecciones en Colombia

Los bulos le dieron mucho trabajo extra a la Registraduría Nacional...

Por qué no usar el término noticias falsas

 El término “noticias falsas’” comenzó a usarse para alertar o atac...