Sexting, intercambio de mensajes explícitos en línea.
Lectura

¿Qué es el sexting y cómo hacerlo de manera responsable?

El sexting, la práctica de intercambiar mensajes explícitos con otras personas en línea, no es malo en sí mismo. Pero para hacerlo de forma responsable es importante conocer los riesgos.

Créditos: 
Teri Makasiho
Redacción Centro Gabo

 

Sencillo. El sexting es un acrónimo que lo forman las palabras sex (sexo) y texting (envío de mensajes de texto). ¿Lo difícil del sexting? Todo lo que conlleva enviarle a otra persona imágenes de contenido sexual explícito usando el teléfono celular o cualquier dispositivo electrónico.

¿Las cifras? Uno de cada siete jóvenes ha enviado este tipo de material y uno de cada cuatro lo ha recibido, según lo reseña un estudio publicado en la revista JAMA Pediatrics, que realizó una muestra entre más de de 110.000 adolescentes entre los 12 y 17 años.

Ahora, esta no es una práctica que ocurra solo entre jóvenes. Según la encuesta Relaciones y Tecnología de McAfee, “un 50% de los mayores de 18 años utiliza su móvil para enviar o recibir mensajes, fotos o videos de contenido sexual a alguno de sus contactos, y muchos de ellos almacenan en su teléfono esos contenidos que han enviado o recibido y que consideran ‘de riesgo’”, como señaló sobre esta encuesta El Confidencial en 2014.

 

¿Los riesgos del sexting?

 

El principal riesgo del sexting es que algo que ocurre en la esfera privada de un individuo puede, fácilmente, trascender a lo público, con todos los problemas que eso conlleva: violación del “derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen”, como indica el diario El País.

¿Hace daño el sexting? No necesariamente. Este tipo de prácticas se pueden llevar de buena manera dentro del contexto de una relación saludable y adulta. ¿Cuándo es dañino el sexting? Cuando no es ser consentido; en el momento en que una de las dos personas utiliza una posición de ventaja y presiona al otro para el envío de material sexual explícito. Esto puede desencadenar situaciones traumáticas para la víctima que, en ocasiones, pueden llevar hasta el suicidio, como asegura la Unicef.

 

Ciudadanía digital responsable

 

En un reportaje de El País, en su sección de tecnología, destacan la iniciativa española PantallasAmigas, que tiene como uno de sus proyectos “pensar antes de sextear”. Parten de la idea de que “quien hace sexting no es culpable de nada pero se expone a unos riesgos y necesita estar informado de esos riesgos”. Aquí puedes ver todos los videos que conforman esta iniciativa que busca desincentivar esta práctica:

En el mundo anglo, la ONG ChildLine lanzó la APP Zipit, cuyo objetivo es ofrecer a “los jóvenes las herramientas adecuadas para eliminar la presión que sienten al ser contactados para que envíen, compartan o recopilen estas imágenes” con contenido sexual, como indica Peter Liver, un responsable de esta organización en un reportaje de ABC.

 

¿Hacerlo o no hacerlo?

 

La recomendación es clara y en ella coinciden psicólogos, autoridades, ONGs, padres y demás: es mejor no hacerlo. Ahora, si decides tomar el camino contrario te recomendamos tomar en cuenta estos consejos de PantallasAmigas:

  1. Piénsalo antes de enviar: Lo que publicas online o sale de tu propio celular se convierte en irrecuperable, escapa para siempre de tu control y puede llegar a cualquiera en cualquier momento.
  2. Si alguien involucrado es menor de edad, se configura un delito de pornografía infantil: La pornografía infantil es un delito cuando se crea, se posee o se distribuye el material. Se considera pornografía infantil la protagonizada por quien no ha cumplido los 18 años. Si te llegan este tipo de imágenes, bórralas de inmediato. Si crees que su difusión está dañando a alguien, ponlo antes en conocimiento de las autoridades.
  3. Recibir o tomar una imagen de una persona no te da derecho a distribuirla: El hecho de contar con una imagen (fotografía o vídeo) en tu teléfono móvil no significa que tengas derecho a hacer con ella lo que quieras.
  4. No participes con tu acción, tu risa o tu omisión: Cuando el sexting deriva en humillación y acoso colectivo, la víctima sufre un daño enorme. Si lo promueves, eres responsable. Si te callas, tu silencio ayuda a quien acosa y hiere a la víctima.

Por: Daniel Torrealba

 

Continúa Leyendo

WhatsApp

El miedo al secuestro de niños en India, impulsado por información...

Polarización en redes sociales.

Algunos estudios sugieren que la polarización tiene que ver más con...

Imágenes falsas.

Todos los días circulan millones de imágenes adulteradas en los ser...