Foto: Hernán Díaz, Bogotá: 1990.
Lectura

7 postulados de educación para la paz

Siete postulados de Gabo en la búsqueda de un nuevo modelo educativo que explote los talentos innatos de los niños.

Créditos: 
Hernán Díaz
Redacción Centro Gabo

En las últimas tres décadas de su vida, el escritor colombiano Gabriel García Márquez dedicó gran parte de su agenda pública a la búsqueda de un sistema educativo que se preocupara por desarrollar a temprana edad los talentos congénitos de los niños para encaminarlos en la ruta del genio y la felicidad.

Con esta ingeniosa forma de concebir la pedagogía, Gabo pretendía transformar el ámbito avasallador y dogmático de muchas escuelas en Latinoamérica en donde la falta de estímulos creativos suprime el surgimiento de nuevos grandes artistas.   

De acuerdo con lo expuesto por García Márquez en Un manual para ser Niño (1995) y su Mensaje sobre la paz en Colombia y la Educación (1998), compartimos los siguientes siete postulados para una formación educativa basada en las vocaciones tempranas:

 

1. A las vocaciones hay que buscarlas

 
No hay que esperar a que las vocaciones lleguen: hay que salir a buscarlas. Están en todas partes, más puras cuanto más olvidadas. Son ellas las que sustentan la vida eterna de la música callejera, la pintura primitiva de brocha y sapolín en los palacios municipales, la poesía en carne viva de las cantinas, el torrente incontenible de la cultura popular que es el padre y la madre de todas las artes.
Un manual para ser Niño (1995)

 

2. La vocación es algo con lo que se nace

 
Creo que se nace escritor, pintor o músico. Se nace con la vocación y en muchos casos con las condiciones físicas para la danza y el teatro, y con un talento propicio para el periodismo escrito, entendido como un género literario, y para el cine, entendido como una síntesis de la ficción y la plástica. En ese sentido soy un platónico: aprender es recordar. Esto quiere decir que cuando un niño llega a la escuela primaria puede ir ya predispuesto por la naturaleza para alguno de esos oficios, aunque todavía no lo sepa. Y tal vez no lo sepa nunca, pero su destino puede ser mejor si alguien lo ayuda a descubrirlo. No para forzarlo en ningún sentido, sino para crearle condiciones favorables y alentarlo a gozar sin temores de su juguete preferido.
Un manual para ser Niño (1995)

 

3. Las aptitudes y las vocaciones: juntas para evitar el fracaso

 
Las aptitudes y las vocaciones no siempre vienen juntas. De ahí el desastre de cantantes de voces sublimes que no llegan a ninguna parte por falta de juicio, o de pintores que sacrifican toda una vida a una profesión errada, o de escritores prolíficos que no tienen nada que decir. Sólo cuando las dos se juntan hay posibilidades de que algo suceda, pero no por arte de magia: todavía falta la disciplina, el estudio, la técnica, y un poder de superación para toda la vida.
Un manual para ser Niño (1995)

 

4. Una vocación descubierta a tiempo es poderosa

 
Una vocación inequívoca y asumida a fondo llega a ser insaciable y eterna, y resistente a toda fuerza contraria: la única disposición del espíritu capaz de derrotar al amor.
Un manual para ser Niño (1995)

 

5. Contra el peligro de los adultos

 
Siempre existirá el riesgo de que los adultos destruyan tales virtudes porque no les parecen primordiales, y terminen por encasillar a sus hijos en la realidad amurallada en que los padres los encasillaron a ellos.
Un manual para ser Niño (1995)

 

6. Se necesita una nueva política cultural

  
Antes de pensar en la enseñanza artística, hay que definir lo más pronto posible una política cultural que no hemos tenido nunca. Que obedezca a una concepción moderna de lo que es la cultura, para qué sirve, cuánto cuesta, para quién es, y que se tome en cuenta que la educación artística no es un fin en sí misma, sino un medio para la preservación y fomento de las culturas regionales, cuya circulación natural es de la periferia hacia el centro y de abajo hacia arriba.
Un manual para ser Niño (1995)

 

7. Una educación para remediar nuestro desastre cultural

 
Ya es hora de entender que este desastre cultural no se remedia ni con plomo ni con plata sino con una educación para la paz, una educación inconforme y reflexiva que nos incite a descubrir quiénes somos en una sociedad que se parezca más a la que merecemos, que nos oriente desde la cuna en la identificación temprana de las vocaciones y las aptitudes congénitas para poder hacer toda la vida sólo lo que nos guste, que es la receta mágica de la felicidad y la longevidad. En síntesis, una legítima revolución de paz que canalice hacia la vida la inmensa energía creadora que durante casi dos siglos hemos usado para destruirnos y que reivindique y enaltezca el predominio de la imaginación. 
Mensaje sobre la paz en Colombia y la Educación (1998)

Continúa Leyendo

Foto Archivo Gabriel García Márquez, Harry Ransom Center

Palabras pronunciadas por el escritor colombiano en Baranoa, Colomb...

Foto archivo FNPI / David Estrada

Entrevista al diseñador y tipógrafo Gonzalo García Barcha, hijo men...

Maletas de viaje, Pixabay

La historia sobre el viaje que el escritor colombiano hizo hacia Zi...