Robinson Díaz y Magaly Caycedo protagonizaron Amores ilícitos

Cinco datos curiosos sobre 'De amores y delitos'

La trilogía, basada en una idea original de Gabriel García Márquez, fue un hito para la televisión colombiana de la década de 1990.

Redacción Centro Gabo
21 de Junio de 2019

De amores y delitos es una trilogía de películas hechas para televisión y estrenadas en 1995 en los canales nacionales. Se trató de tres producciones: Bituima 1780, que cuenta la historia de una poderosa familia en Cundinamarca; El alma del maíz, que narra las luchas de las chicherías contra la imposición del aguardiente por parte de los españoles; y Amores ilícitos, una historia del romance prohibido entre el heredero de un terrateniente criollo y una esclava negra.

Esta última cinta será estrenada este viernes, 21 de junio, en un evento en Cartagena, el cual será precedido por un conversatorio sobre el legado de Gabo al séptimo arte. Si quieres conocer la importancia de esta trilogía para la historia de la industria audiovisual colombiana, te tenemos cinco datos curiosos sobre ella.

 

El rol de Gabriel García Márquez

La trilogía fue una idea original de García Márquez, quien se basó en historias que encontró en el Archivo General de Indias, en Sevilla (España). Gabo estaba interesado en entender la vida cotidiana de finales del siglo XVIII, en medio de las fuertes tensiones entre españoles, criollos, negros e indígenas que incubaron la lucha por la independencia en Colombia. En su búsqueda se remitió a los archivos de casos judiciales “en donde se viera la vida cotidiana, la gente del común en relación con el orden económico, social y jurídico”, como escribió Patricia Restrepo, la directora de El alma del maíz, en el folleto de la trilogía.

Sin embargo, su transformación en películas ocurrió gracias a un equipo interdisciplinario de historiadores, guionistas y productores. Grandes nombres como Juana Uribe, Heriberto Fiorillo o Humberto Dorado convirtieron el argumento escrito por Gabo en guiones de película, y las cintas se materializaron gracias a un reparto que contó con nombres como Róbinson Díaz, Enrique Carriazo, Cristina Lilly, Cristina Agudelo o Víctor Hugo Morant, entre muchos otros. Además, García Márquez fue el principal patrocinador y promotor del proyecto durante su proceso de producción.

 

Restaurada y mejorada

La versión actual es de mucha mejor calidad que la que se emitió en 1995. Aunque la trilogía fue grabada en formato de cine de 16 mm, los sucesivos procesos necesarios para llevarla a la televisión análoga le quitaron bastante calidad. La restauración se hizo a partir de las cintas originales, que fueron digitalizadas, tratadas, colorizadas y convertidas a video de alta definición para televisión y cine. Además, las versiones restauradas fueron guardadas en un formato que garantizará su permanencia en los archivos por al menos 50 años.

 

Premios internacionales

Una de las cintas que forman parte de la trilogía, Bituima 1784, ganó el premio Midias a la mejor largometraje de televisión en 1996. “Es el premio a un esfuerzo por innovar la televisión: los formatos y las historias”, dijo entonces al diario El Tiempo su director, Luis Alberto Restrepo.

 

Encontrado en un sótano

A pesar de haber sido una historia tan influyente en su momento, las cintas originales de la trilogía pasaron de archivo en archivo y terminaron en un sótano de una casa de posproducción en Nueva York, donde fueron encontradas por una colombiana y trasladadas a Bogotá en 2012 para ser restauradas por la Fundación Patrimonio Fílmico Colombiano. Esta institución terminó entregándolas a Señal Memoria, la división de la Radio y Televisión Nacional de Colombia (RTVC) encargada de promover y preservar la memoria audiovisual colombiana.

 

La puedes ver ya en RTVCPlay

Si quieres ver las historias no tienes que asistir al lanzamiento en Cartagena. En RTVCPlay, la plataforma de streaming en línea de contenidos de RTVC, ya puedes ver El alma del maíz, Bituima 1780 y Amores ilícitos en línea.

Foto: RTVC

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.