Foto archivo Gabriel García Márquez, Harry Ransom Center
Lectura

Las cenizas de Mercedes Barcha ahora descansan en Cartagena

En una ceremonia privada en Cartagena fueron depositadas las cenizas de Mercedes Barcha junto a las de Gabriel García Márquez.

Redacción Centro Gabo

En medio de vallenatos, ofrendas florales y palabras de despedida, la familia García Barcha dispuso de las cenizas de Mercedes Barcha Pardo el pasado 25 de marzo. Fue una ceremonia privada y solemne que tuvo lugar en el Claustro de La Merced de la Universidad de Cartagena. Allí, a partir de las cinco de la tarde, familiares y amigos de La Gaba le rindieron un alegre homenaje a quien hizo posible, en muchos sentidos, el universo narrativo del único Premio Nobel de Literatura colombiano.

El acto fue acompañado por ritmos vallenatos interpretados por el cuarteto de la Orquesta Sinfónica de Cartagena de Indias y ornamentado con la exposición fotográfica El Macondo de Leo Matiz y El Barrio y el Fuego, cuyas imágenes estaban instaladas por todo el claustro colonial. En el patio central, mientras sonaban melodías de Rafael Escalona y Leandro Díaz, los hermanos García Barcha introdujeron la urna con las cenizas de Mercedes en el mismo memorial donde descansan las cenizas de Gabriel García Márquez.

Durante las palabras conmemorativas, Mercedes fue recordada como la primera persona de la familia en ganar un concurso literario con un texto sobre el río Magdalena que escribió a los quince años y que publicó en el periódico estudiantil “Ecos de Pinillos”. También se evocó su carácter fuerte, que inspiró la personalidad indomable de Fermina Daza en El amor en los tiempos del cólera, y su capacidad para mantener ordenado el mundo que estaba al alcance de su mando, algo que Gabriel García Márquez destacó en varias entrevistas. “Mercedes tuvo que actuar como tantas otras mujeres colombianas durante las guerras civiles: hubo de hacerse cargo de todas las cuestiones domésticas y de mantener en pie la casa mientras yo luchaba en el frente”, le dijo Gabo a la revista Playboy en 1982. “Ella realizó toda clase de proezas maravillosas. Diariamente, de uno u otro modo me procuraba los cigarrillos, las cuartillas, todo cuanto necesitaba para escribir. Consiguió dinero prestado y crédito en algunos comercios”.

El Cocodrilo Sagrado, como cariñosamente la apodó García Márquez, ahora reposa junto a su esposo en Cartagena, la ciudad en la que el matrimonio se instaló hacia el final de la década de los noventa del siglo anterior y que inspiró novelas como El amor en los tiempos del cólera y Del amor y otros demonios, o cuentos como “El rastro de tu sangre en la nieve”.

Continúa Leyendo

México D.F, 1966

Cinco fragmentos de las primeras novelas de Gabo leídas por él mism...

Erotismo y muerte (diseño de Paola Nirta)

Ocho escenas eróticas de la novela de Gabriel García Márquez donde...

Diseño de ilustración Fundación Gabo / Julio Villadiego

‘La máquina de la memoria’ es una compilación de crónicas, artículo...

©Fundación Gabo 2022 - Todos los derechos reservados.