Foto archivo Fundación Palabrería
Lectura

9 apuntes de Gabriel García Márquez sobre la televisión

Nueve reflexiones del escritor colombiano en torno a la televisión y sus ventajas comunicativas.

Créditos: 
Foto archivo Fundación Palabrería
Redacción Centro Gabo

Contar historias no sólo fue un oficio que Gabriel García Márquez destinó al ámbito de la palabra escrita, ya que más allá de sus libros publicados el escritor colombiano incursionó en el cine y la televisión. En 1977, por ejemplo, escribió el guion televisivo de La mala hora, convirtiendo su novela en una miniserie de 20 episodios emitidos en Colombia por la RTI que le valieron a su autor el premio Ondas al mejor guion en España.

Gabo mantuvo siempre un profundo interés por la televisión como un instrumento útil en la penetración cultural de América Latina. Por eso, en diciembre de 1986, creó en Cuba la Fundación del Nuevo Cine Latinoamericano (FNCL), de la cual surgió la Escuela Internacional de Cine y Televisión (EICTV). Un año después, en 1987, preparó los guiones de la serie televisiva Amores difíciles que consistió en seis largos episodios dirigidos por cineastas de diferentes países de Latinoamérica. Estos episodios fueron Cartas del parque (dirigido por el cubano Tomás Gutiérrez Alea), El verano de la señora Forbes (dirigido por el mexicano Humberto Hermosillo), Un domingo feliz (dirigido por el venezolano Olegario Barrera), Milagro en Roma (dirigido por el colombiano Lisandro Duque), Un señor muy viejo con unas alas enormes (dirigido por el argentino Fernando Birri) y Fábula de la bella palomera (dirigido por el brasileño Ruy Guerra). Milagro en Roma mereció el premio Ninfa de Plata al mejor guion en el Festival de Televisión de Montecarlo y Fábula de la bella palomera fue ganadora del Praga de Oro en el Festival Internacional de Televisión de la República Checa.

Muchos colombianos con memoria para evocar la década de 1980 también podrán recordar la adaptación para la pantalla chica que hizo Gabo de la novela María de Jorge Isaac bajo la dirección de Carlos Duplat.

Compartimos contigo nueve apuntes del Premio Nobel de Literatura colombiano sobre la televisión y sus ventajas narrativas en el mundo contemporáneo:

 

1. Por una televisión revolucionaria

 

El mensaje cultural que puede llegar a través de la televisión es extraordinario. Creo que lo que hay que hacer es apoderarse de la televisión, no despreciarla, y usarla como un instrumento de penetración cultural, eso es lo revolucionario.

 

“García Márquez y la música”.

Opina, 1984.

 

2. Narrando con la imagen

 

Narrar en cine o televisión es lo mismo. Es narrar con la imagen. Por eso estoy en contra de los intelectuales que no hacen televisión arguyendo que es de mala calidad. Es al revés: si hay mala calidad en televisión es porque los genios la menosprecian.

 

“Hay que filmar la realidad real”.

El Tiempo, marzo de 1991.

 

3. El maravilloso público de la telenovela

 

Siempre he querido escribir telenovelas. Es una maravilla. Llega a muchas más personas que un libro. Supón que un libro vende exageradamente un millón de ejemplares en un año. En una sola noche una telenovela puede llegar a cincuenta millones de hogares en un solo país. Entonces, para alguien como yo, que solo quiere que lo quieran por las cosas que hace, es mucho más eficaz una telenovela que una novela.

 

“Las telenovelas son una maravilla”.

El Mundo, marzo de 1988.

 

4. El poder de la imagen

 

Las palabras están en la imagen. Si tú te pones a pensar, la palabra escrita es un medio muy primitivo. ¿Tú sabes lo que es poner una letra detrás de la otra y para leerla tener que descifrar un sonido detrás de otro sin saber qué quiere decir? Es absolutamente primitivo, es casi como la escritura cuneiforme. En cambio, la imagen con un solo impacto te produce una emoción inmediata y mucho más profunda y no tienes que descifrar nada: va directamente al corazón.

 

“Las telenovelas son una maravilla”.

El Mundo, marzo de 1988.

 

5. La telenovela: un género abandonado

 

La telenovela es un género menor porque los intelectuales les hemos dejado la telenovela a autores de género menor.

 

“García Márquez y la música”.

Opina, 1984.

 

6. Televisión de calidad: un deber de los intelectuales

 

Tenemos un condicionamiento mental que nos hace pensar que una telenovela es sinónimo de cursi, y no lo creo así. Si los intelectuales no despreciaran tanto a la televisión, la televisión no sería tan mala. Estoy absolutamente seguro de que cuadros de calidad terminarán sacando adelante la televisión. No tengo fe en el medio, sino en los que hacen el medio. Y hablar de mala televisión porque es para un público masivo significa una forma de menosprecio.

 

“Las telenovelas son una maravilla”.

El Mundo, marzo de 1988.

 

7. Cien años de soledad, la serie

 

Imagínate lo que es Cien años de soledad reestructurada en una película por muy larga que sea... La veo más como un serial de televisión, en diez años, sin adaptación.

 

“Inventar el mundo es lo más maravilloso que hay”.

Un paseo con García Márquez, diciembre de 1987.

 

8. La telenovela universal

 

Un hombre que se vuelve loco por una mujer a la que no puede alcanzar y un marido que la mata por celos es una telenovela en cualquier parte.

 

“Las telenovelas son una maravilla”.

El Mundo, marzo de 1988.

 

9. El medio más eficaz de una historia

 

Si lo que uno quiere es transmitir la historia, debe pensar que la televisión es el medio más eficaz.

 

“Jamás seré director”.

Semana, marzo de 1991.

Continúa Leyendo

Archivo Gabriel García Márquez, Harry Ransom Center

Nueve reflexiones del escritor colombiano en torno a la soledad y s...

Fotograma película Love in Time of Cholera

Diez amores con los que Florentino Ariza esperó por más de medio si...

Los García Márquez, personajes de la vida real

Gabriel Torres García, sobrino de Gabriel García Márquez, conversa...