Relatoría ‘Encuentro Centro Gabo - MinTIC en Quibdó, Chocó’

Bajo la guía del equipo del Centro Gabo, 40 estudiantes de Quibdó debatieron acerca del legado de Gabo y de las oportunidades que ofrecen las TIC para promoverlo y entenderlo.

Alejandro Mouthon
09 de Octubre de 2019

Es inevitable comenzar este texto sin anunciar que este encuentro tuvo un valor especial para la Fundación Gabo, ya que por primera vez en 25 años de existencia  realizamos una actividad en la capital chocoana. Todo esto gracias al Centro Gabo y su alianza con el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia, que tiene el objetivo de llevar el aporte literario y cultural que hizo el escritor colombiano, y de motivar reflexiones en los jóvenes colombianos sobre la manera en que las herramientas digitales interactúan con su cultura y su vida cotidiana.

Este fue el cuarto encuentro de los cinco programados por todo el territorio colombiano. Las anteriores actividades fueron en Aracataca (Magdalena), Cartagena (Bolívar) y  Cúcuta (Norte de Santander) . Y este no solo fue especial por lo que representó para la Fundación Gabo, sino que en su desarrollo se experimentó una mística singular: con el marco de la hermosa vista del río Atrato desde el cuarto piso de la sede del Banco de la República en Quibdó, que adornó las tres horas y media de la actividad, tuvimos la oportunidad de interactuar con unos estudiantes vivaces e inspirados, admiradores de la obra del nobel de literatura colombiano.

Lo anterior podría explicarse, quizás, por la estrecha relación que guarda Gabriel García Márquez con esta zona del país. Entre septiembre y octubre de 1954, a sus 27 años, Gabo publicó en el diario El Espectador una serie de cuatro reportajes, titulada El Chocó que Colombia desconoce. Esto debido a una medida del entonces presidente de Colombia, Gustavo Rojas Pinilla, que planteaba la división del departamento del Chocó y proponía entregarlo a los tres departamentos vecinos: Antioquia, Caldas y Valle. Según los reportes, la medida había generado un paro cívico ciudadano de altas magnitudes; pero al llegar García Márquez a esta zona del país se dio cuenta que no pasaba nada. Así lo publicó el Centro Gabo en un texto llamado 7 anécdotas de Gabriel García Márquez protagonizadas por el calor:

“Una vez recibimos un cable del corresponsal en Quibdó, Primo Guerrero se llamaba, por la época en que se había pensado repartir al Chocó entre los departamentos vecinos, en el que se daba cuenta de una manifestación cívica sin precedentes. Al otro día, y al siguiente, volvimos a recibir mensajes similares, y entonces resolví irme a Quibdó para ver cómo era una ciudad en pie. Hacía un sol de los infiernos cuando, tras miles de peripecias para viajar a un sitio a donde nadie viajaba, llegué a un pueblo desierto y amodorrado en cuyas calles polvorientas el calor retorcía las imágenes. Logré determinar el paradero de Primo Guerrero y, al llegar, lo encontré echado en la hamaca en plena siesta bajo el bochorno de las tres de la tarde. Era un negro grandísimo. Me explicó que no, que en Quibdó nada estaba pasando, pero que él había creído justo enviar los cables de protesta. Pero como me había gastado dos días en llegar hasta allí, y el fotógrafo no estaba decidido a regresar con el rollo virgen, resolvimos organizar, de mutuo acuerdo con Primo Guerrero, una manifestación portátil que se convocó con tambores y sirenas. A los dos días salió la información, y a los cuatro llegó un ejército de reporteros y fotógrafos de la capital en busca de los ríos de gente. Tuve que explicarles que en este mísero pueblo todos estaban durmiendo, pero les organizamos una nueva y enorme manifestación, y así fue como se salvó el Chocó”.

La situación que describió García Márquez sobre el pueblo chocoano en aquel entonces  no parece haber cambiado mucho. Hoy este pueblo arropado por la selva sigue caracterizado por el abandono estatal que lo apremia. Pero como dijo Mayra Vargas, profesora de la Institución Educativa Femenina de Enseñanza Media y Profesional, quien participó en el encuentro, “Gabriel García Márquez fue, tal vez, una de las primeras personas que puso la lupa sobre este territorio y mostró toda nuestra grandeza a Colombia”. 

Por su lado, los jóvenes participantes en el encuentro manifestaron desconocer esta historia. El relato conmovió y conectó a los estudiantes con el legado del nobel de literatura colombiano.

Bajo este preámbulo, el equipo del Centro Gabo, de la Fundación Gabo, realizó el cuarto encuentro, en el marco de la alianza entre el Centro Gabo y MinTIC, de un proyecto que tiene el objetivo de diseñar y ejecutar una campaña digital y un especial multimedia dirigido a niños, niñas y adolescentes. El propósito de la iniciativa es promover la lectura de la obra de García Márquez y desarrollar habilidades en investigación, narración y apropiación social de su legado.

En Quibdó se presentó por primera vez un enlace web del proyecto multimedia, con el cual los jóvenes participantes interactuaron, aprobaron y sugirieron formas y contenidos a partir de su experiencia como usuarios, con lo que apoyaron el proceso de desarrollo y de recolección de información para el desarrollo del especial multimedia.  

En la capital del Chocó participaron 40  estudiantes, de entre 11 y 15 años, de las Instituciones Educativas Femenina de Enseñanza Media y Profesional, Manuel Cañizales y Armando Luna Roa, quienes llegaron hasta la Biblioteca del Banco de la República de Quibdó. 

La actividad se desarrolló en tres etapas bajo la batuta de Iván Cárdenas Donado, gerente de programas del Centro Gabo: Alejandro Mouthon Chamorro, asistente de programas del Centro Gabo y Daniel Torrealba, gestor de contenidos digitales del Centro Gabo.

 

 1. Familiarización: ser escritor por una hora

Con el objetivo de romper el hielo con los muchachos, los orientadores realizaron un juego de palabras donde los participantes debían en un minuto escribir el mayor número de vocablos con una terminación específica. Por ejemplo, palabras terminadas en ‘on’ como: canción, digitación, valoración, edificación, musicalización, maratón, indignación, etc. El estudiante ganador logró escribir 18 palabras en un minuto.

Luego los participantes escribieron un cuento con alguna de sus listas de palabras. Esta fue la lista de palabras y la historia creada por Rigell Correa, de 15 años, estudiante de la Institución Educativa Femenina de Enseñanza Media y Profesional.

Palabras: grabación, recaudación, reunión, acción, pasión, elección, visión, cartón, dimensión, instrucción, institución, fundación, restauración, sillón, camión y camisón.

Cuento:

En un momento de pasión hay una elección donde la única visión que existe es el amor. La reunión de dos almas que solo buscan unirse para recaudar o coleccionar momentos de suma importancia sin importar el lugar, ni la hora. Lo único importante es la colección de un amor.

2. Presentación del especial multimedia

Esta fue la actividad más extensa del encuentro, con una duración de una hora y media. Iván Cárdenas y Daniel Torrealba  presentaron a los jóvenes los avances del especial multimedia a través de la metodología de ensayo – error. Las orientadores realizaron a los estudiantes preguntas como: ¿entienden la navegación del especial?, ¿les parece adecuada la paleta de colores del especial?, ¿qué les gusta y que no le gusta del especial multimedia?

 

3. Tras las claves de Gabo

Este fue un espacio donde los asistentes aprendieron sobre la vida y obra de Gabriel García Márquez a través de juegos y trivias. Se conformaron dos equipos de 18 integrantes, a los cuales el equipo del Centro Gabo formulaba preguntas con relación al nobel de literatura colombiano, y luego comentaba y ampliaba su respuesta. Esta actividad tuvo una duración de 45 minutos.

 

¿Cómo va el especial multimedia?

En Quibdó se presentó un avance del 90% del especial multimedia, donde los estudiantes pudieron conocer el plan de contenidos y el diseño web con las 22 páginas navegables que contiene el proyecto. Los jóvenes simularon navegarlas con ayuda del equipo del Centro Gabo, realizando sugerencias para su mejor funcionamiento. Asimismo los jóvenes pudieron juzgar las ilustraciones y las videoanimaciones.

 

¿Qué sugirieron los estudiantes?

En términos generales, el especial fue del agrado de los asistentes al encuentro. Lo que más llamó la atención fueron las dinámicas interactivas que exploraron en el producto multimedia, como:

·  Vestir a Gabo

·  Trivia: ¿Qué tanto conoces a Gabo?

·  Crea tu cuento

·  Los amigos de Gabo

·  Videotutoriales

Los estudiantes sugirieron que al micrositio se le podrían agregar crucigramas y sopas de letras que tuvieran relación con el legado de Gabo.

 

Apropiación del legado de Gabo

En general, el conocimiento por parte de los estudiantes participantes en este encuentro sobre la vida y obra de Gabriel García Márquez oscila entre regular y buena. Conocen sus obras, aunque muy pocos las han leído; además reconocen su legado y lo admiran como un gran personaje de la historia de Colombia.

Vale la pena decir que el trabajo realizado por el Centro Gabo para que más jóvenes se acerquen al legado en movimiento de Gabriel García Márquez sigue siendo gratificante. La historia que circunda entre Gabo y el Chocó tocó las fibras de muchos de los estudiantes participantes y despertó en ellos esas ganas de saber un poco más sobre aquel joven que alguna vez se adentro a las selvas del Chocó, las mostró al país, y más tarde se convertiría en el primer y único nobel de literatura colombiano.

Así como lo comentó Yaily Torres, de 13 años, de la Institución Educativa Femenina de Enseñanza Media y Profesional. “Me pareció cautivador descubrir el Chocó que Gabo contó en 1954, cuando vivió un mes aquí e hizo los cuatro reportajes para el diario El Espectador en el paro cívico. Eso ayudó a que el pueblo colombiano se diera cuenta que el Chocó también es una región importante para el país. Yo no sabia eso, hasta hoy que lo supe en la actividad”

Sobre el encuentro

El encuentro estuvo liderado por el equipo del Centro Gabo, bajo la guía principal de Iván Cardenas, gerente de programas del Centro y con el apoyo de Alejandro Mouthon Chamorro, asistente de programas del Centro Gabo, y de Daniel Torrealba, gestor de contenidos digitales del Centro Gabo. También contó con la colaboración del Banco de la República de Colombia - seccional Quibdó. 

El encuentro tuvo una duración total de tres horas. Además de las actividades lúdicas para crear empatía entre los estudiantes participantes, la presentación del especial y las trivias Gabo, también se aplicaron encuestas de apropiación digital y se discutió sobre el buen uso de la nuevas tecnologías.

 

 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.