Centro Gabo y MinTIC presentan especial web sobre Gabriel García Márquez.

Conoce a los autores de las mejores historias inspiradas en los tiempos de la cuarentena

Fundación Gabo y el Ministerio TIC recibieron 92 relatos basados en experiencias vividas durante el aislamiento obligatorio, escritas por talentosos niños, niñas y adolescentes de toda Colombia.

Redacción Centro Gabo
04 de Agosto de 2020
¿Qué hacer durante el confinamiento nacional? Para algunos colombianos entre los 9 y 16 años escribir resultó ser la mejor opción y muestra de ellos son los 92 relatos recibidos durante la actividad ¡Todos a escribir! Historias en los tiempos de la cuarentena, convocada por la Fundación Gabo y el Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (MinTIC). 
 
El reto llamaba a la creatividad y el despliegue del talento de los niños, niñas y adolescentes colombianos, quienes debían escribir -máximo en mil palabras- una historia basada en la vida durante la cuarentena nacional, utilizando la herramienta ‘Escribe un cuento’ del especial multimedia ‘El Legado de Gabo’, una plataforma en la que, de forma sencilla e interactiva, se puede conocer más sobre la vida de Gabriel García Márquez, su obra y legado.  
 
Las historias recibidas entre el 3 y el 26 de julio de 2020 fueron divididas en 2 categorías, según las edades de los autores, de esta forma: Categoría A, para niños y niñas de 9 a 12 años y Categoría B, para adolescentes entre 13 y 16 años. Al cierre de la convocatoria, el Centro Gabo y el Ministerio TIC recibieron 26 narraciones en la Categoría A y 66 en la Categoría B
 
Tras una rigurosa evaluación, el jurado de ¡Todos a escribir! Historias en los tiempos de la cuarentena seleccionó el mejor relato en cada grupo. En el caso de los niños y niñas entre los 9 y 12 años, el reconocimiento lo recibió Óscar Julián Restrepo Arteaga, de 9 años, procedente de Medellín. En la categoría para los adolescentes entre 13 y 16 años fue seleccionada la historia de Bianca Lucía Bernal Rodríguez, de 14 años, oriunda de Cartagena. 
 
Ambos recibirán una edición especial ilustrada del clásico de Gabriel García Márquez Cien años de soledad y un kit especial de la Fundación Gabo, así como la publicación de sus historias en el sitio web del Centro Gabo.
 
Pero, maravillados por el talento demostrado con los relatos recibidos con la actividad, el jurado destacó también el trabajo realizado por tres participantes más, a quienes les otorgó mención de honor. Se trata de Maryam Megat Florez, de la Categoría A, y Ramiro José Castilla Niño y David Felipe Zuñiga Palechor, ambos de la Categoría B. 
 
Conoce más sobre estos jóvenes autores y el camino recorrido por ellos para construir las historias que ya puedes encontrar en este sitio web. 
 

La caja transformadora de Óscar Julián 

 
Con 9 años de edad, Óscar Julián Restrepo Arteaga es uno de los más jóvenes participantes del reto ¡Todos a escribir! Historias en los tiempos de la cuarentena, pero cuando la imaginación te acompaña, la edad no es impedimento para lograr creaciones particulares como la de este estudiante de cuarto grado en la Institución Educativa Dinamarca, de Medellín. 
 
Con su historia La caja transformadora, Óscar Julián se llevó el máximo reconocimiento del jurado en la categoría para niños de 9 a 12 años. Unas cuantas líneas fueron suficientes para cautivar a los tres expertos encargados de la selección y evaluación de los trabajos, quienes encontraron originalidad en las palabras de este paisa, que participó en el reto gracias a la motivación de su directora de grupo en el colegio.  
 
Estaba solo sin nadie con quien jugar ni hablar. 
 
Más de 160 días, hasta que la vi…. 
 
Para el jurado, este relato plantea una trama compacta, con buen ritmo, en la que la cuarentena es transfigurada por la magia. La caja, posiblemente una metáfora de la casa y sus rutinas aburridas, es un objeto que funciona con la imaginación: cuando se pone en marcha todo lo que ingresa a ella toma el camino de la aventura.
 
Con espontaneidad, Óscar Julián cuenta que lo que narra en su historia ocurrió en uno de sus sueños. “Lo que escribí, lo soñé y quise mostrar eso en una lectura. Me salió súper bien. A mí no me importaba si ganaba o no; solo quería mostrar lo que decía mi imaginación”, asegura. 
 
Aunque extraña jugar en la escuela con sus amigos, Óscar Julián sabe que está más seguro en casa, por lo que ha aprendido a disfrutar el tiempo en familia y sus clases virtuales. “Me gusta usar el tapaboca, porque sé que me protege. Sé que si estoy en mi casa, estoy más seguro y me siento normal”, cuenta el menor de dos hermanos. 
 

La cuarentena a su alrededor

 
Aunque comenzó hace poco su relación con la escritura, crear nuevas realidades en su cabeza y transmitirlas con sus palabras es algo que ya se siente natural en la vida de Bianca Lucía Bernal Rodríguez, quien recibió el máximo reconocimiento del jurado en la categoría para adolescentes con la historia Voces de cuarentena
 
Dos días antes del cierre de la convocatoria para ¡Todos a escribir! Historias en los tiempos de la cuarentena la desesperación se apoderó de esta cartagenera de 14 años, quien se enteró de la actividad gracias a su papá. Ella sentía que sus experiencias durante el aislamiento obligatorio no serían suficientes para crear una buena historia. 
 
Su mamá le sugirió escribir sobre lo que estaba ocurriendo en su barrio. “Comencé a pensar en eso, a estudiar sobre la psicosis y lo que puede suceder con las emociones de las personas cuando se está en una cuarentena”, asegura Bianca. 
 
La inspiración llegó, finalmente, a través de la escritura de Gabriel García Márquez. Según dice Bianca, la obra de Gabo tiene la capacidad de retratar al mundo real mediante una historia de fantasía. Así, la adolescente se embarcó en una travesía para contar, en mil palabras, situaciones reales que ocurren a puerta cerrada, mientras esperamos poder salir a la calle como antes.
 
...Con desagrado, camino hasta mi balcón a observar a mis vecinos que, como de costumbre, tienen la música a todo volumen y festejan alegremente. No entiendo qué tanto hay que celebrar en un período tan extenuante como este. Miro hacia la esquina donde habita una pareja de ancianos; el señor me penetra con la mirada, causándome incomodidad. ¿Qué me mira ese viejo verde?.... 
 
Para el jurado, Voces de cuarentena explora, con una buena fluidez narrativa, la locura del encierro y las consecuencias domésticas de la pandemia. Lo hace a través de un argumento ingenioso: la aparente facultad que tiene la protagonista de ahondar con su mente en los pensamientos de las demás personas que viven –o padecen– la cuarentena. Así, la protagonista atestigua los dramas, dilemas, prejuicios y abusos de los habitantes de su vecindario, todo en un coro de voces espléndido y macabro que no eclipsa el hilo principal de la trama.
 
“Me inspiro en lo que creo que le puede gustar a las demás personas y en la forma en que mi papá y mi mamá escriben”, cuenta Bianca. Para ella, la literatura para adolescentes no solo debe estar basada en el romance y el drama, sino también en el “mundo real” que los chicos de su edad deben conocer. Según la cartagenera, su historia es un intento por mostrar las realidades de la cuarentena, esa que le hace añorar ir al colegio, el contacto con sus amigos y tantas otras cosas que antes no parecían esenciales.
 

Historias con mención de honor 

 
El jurado de ¡Todos a escribir! Historias en los tiempos de la cuarentena seleccionó además tres relatos que estuvieron muy cerca de ser los mejores, por los que les otorgaron mención de honor a sus autores. Ellos son: Maryam Megat Flórez, de 11 años; Ramiro José Castilla Niño, de 16 años y David Felipe Zuñiga Palechor, también de 16 años de edad. 
 
Maryam escribió la historia El colegio en casa la cual -según el jurado- recibe mención de honor por su buen manejo del lenguaje, así como por su capacidad de llevarnos a nuevos planetas sin salir de la casa y transmitir la nostalgia por la memoria de un ser querido que no estará más con nosotros. Un relato auténtico y una forma muy original de narrar una pérdida.
 
Para Maryam, es un “nuevo planeta” en el que estamos. “Se siente así porque no hay colegio, hay que llevar mascarilla, debemos estar en casa todo el tiempo”, asegura. Aun así, reflexiona que la cuarentena es una oportunidad para convertirnos en mejores personas y valorar más lo que tenemos. 
 
Anhela ser escritora y por eso narrar historias es uno de sus pasatiempos favoritos, el cual ha puesto en práctica aún más durante el aislamiento. “Me gustaría tener la oportunidad de viajar, por ejemplo a Asia, y escribir sobre aventuras en esos lugares”, cuenta Maryam.
 
Ramiro José, por su parte, es un barranquillero que escribió la historia El cuerdo y el estorillao': paradojas de un lector, la cual, según el jurado, recibe la mención honorífica por su excelente uso de los recursos literarios y capacidad narrativa. Un homenaje impecable a la literatura colombiana y una forma magistral de hablar de cómo la locura también puede ser muy contagiosa. 
 
Este adolescente se enteró de la convocatoria a través de su hermana, pero asegura ser un visitante frecuente del sitio web de Centro Gabo porque disfruta buscar allí nuevos datos sobre García Márquez, de quien dice haber aprendido que la Costa Caribe se puede ver de una forma diferente. “García Márquez me enseñó, por ejemplo, a no ver a la persona de la calle como un drogadicto o un vago, sino como alguien que me puede echar un cuento y enseñarme algo”, asegura Ramiro.
 
Encontró la inspiración para su historia en el cuento de Gabo Ojos de perro azul, en una conversación que tuvo con una de sus docentes sobre lo que implica estar encerrado y en un mensaje muy particular que escuchó en el pódcast de Diana Uribe. “El cuerpo se queda encerrado, pero el alma puede viajar. Eso fue lo que me influenció más para hacer este cuento”, relata el estudiante de undécimo grado, que anhela cursar historia y sociología en la Universidad del Atlántico, pero que también tiene a la música y el teatro dentro de su proyecto de vida. 
 
De Barranquilla, el jurado de las historias de cuarentena llevó la última mención de honor a Popayán. Allí, David Felipe escribió Líderes en cuarentena, una narración destacada por ser un testimonio valioso de la actualidad nacional en momentos de pandemia. Un relato corto, pero contundente, que logra sensibilizar sobre la vida en Colombia y acercar al lector a una problemática difícil que enfrentan miles de personas en el país.
 
El adolescente asegura que se decidió a participar en el reto “para poder crear, compartir y distraerme un poco de todo lo que está sucediendo con la pandemia. Para generar de cierta forma algo y aportar”, aprovechando su pasión por la lectura y la escritura. Aunque la cuarentena puso en pausa algunos de los emprendimientos que David tenía en mente y el apoyo que brinda a una fundación, también lo llevó a fortalecer la unión familiar y a conocer más sobre una de las situaciones que afectan al país, que finalmente le dio la inspiración para su historia. 
 
“Vi en las noticias la problemática de los líderes sociales y entendí que es una realidad que está sucediendo en el país que nos afecta bastante, porque son personas que nos defienden en la parte ambiental y en lo social. Por eso quise hacer visible este problema”, cuenta David, quien este mes inicia undécimo grado y espera tener la oportunidad de estudiar finanzas y economía al terminar el colegio o ciencias políticas. 
 

Jurados y criterios de evaluación

 
Las 2 mejores historias de cuarentena y las 3 menciones de honor fueron seleccionadas por un grupo de jurados. Ellos son: 
 
  • Paula Ricciuli Duarte: Comunicadora social y periodista. Docente en la Universidad de Rosario en contenido digital y redes sociales. Ha escrito en medios como Fucsia, Bacánika, Cartel urbano, Vice, entre otros. Ganadora en 2010 del Premio Guillermo Cano de El Espectador en la categoría Internacional, becaria de la Fundación Gabo en periodismo cultural 2019. Actualmente es periodista en temas culturales del portal Shock.co, de Caracol Televisión.  
     
  • Orlando Oliveros Acosta: Profesional en Lingüística y Literatura de la Universidad de Cartagena. Escritor. Columnista de opinión del periódico El Universal de Cartagena y editor de contenidos del Centro Gabo de la Fundación Gabo. Ha sido editorialista del programa Hoy Por Hoy Cartagena en Caracol Radio y colaborado en medios como El Espectador, La Silla Vacía y El Heraldo, y también en revistas como Visitas al Patio, Unicarta y Espejos de la Universidad de Cartagena. En los años 2013 y 2014 fue ganador del Concurso de Ensayo de la Cátedra Unesco para la Lectura y Escritura en sus dos primeras ediciones. Recibió la Mención de Honor de la Alcaldía de Cartagena por sus aportes cívicos en pro de la comunidad cartagenera.
     
  • Kirvin Larios Moreno: Es autor del libro de relatos Por eso yo me quedo en mi casa (Destiempo Libros, 2018), y hace parte de la antología de poesía Nuevo sentimentario (Luna Libros, 2019). Textos suyos han sido publicados en las revistas El Malpensante, Arcadia, Sombralarga y la Revista de la Universidad de México. Actualmente es redactor de temas culturales del periódico El Heraldo.
     
Para seleccionar las mejores historias de cuarentena, el jurado tuvo en cuenta los siguientes criterios de evaluación: 
 
  • Pertinencia de las historias con la temática planteada en la actividad. 
  • Originalidad y presencia oportuna de los recursos literarios en la trama. 
  • Historias realistas, fantásticas o maravillosas con coherencia interna y fluidez narrativa. 
  • Cada uno de los jurados votó por las historias que, a su juicio, debían ser las ganadoras. Las que tuvieran la mayoría de los votos, serían las ganadoras. 
  • El jurado tendría la oportunidad de otorgar menciones honoríficas a las historias que estuvieran cerca de ganar y que contaran con una calidad apreciable. 
  • La actividad no podía ser declarada desierta. 
     

Colombia en un solo reto

 
Con la actividad ¡Todos a escribir! Historias en los tiempos de la cuarentena, el Centro Gabo y MinTIC ofrecieron nuevas opciones pedagógicas para apoyar a padres y maestros en el diseño de actividades en casa y en las aulas virtuales, a partir del contenido del especial multimedia ‘El Legado de Gabo’, buscando acercar a los niños, niñas y adolescentes a los aspectos más significativos de la vida de García Márquez a través de la tecnología. 
 
Pero en el transcurrir de este reto se logró algo más: la unión de un país desde la virtualidad. Al cierre de la convocatoria, Antioquia (con los municipios Medellín, La Ceja y Entrerríos), Atlántico (Barranquilla, Soledad y Malambo) y Bolívar (Cartagena) fueron los departamentos que se destacaron con el mayor número de historias enviadas. 
 
Esta actividad también fue la oportunidad de permitir la participación y representación de algunos otros lugares de Colombia, recónditos en el mapa. Es el caso del municipio de Guaitarilla (Nariño), Guamal (Magdalena), Santiago de Tolú (Sucre) y Maicao (La Guajira), desde donde niños, niñas y adolescentes también nos relataron sus historias de cuarentena. 
 

Especial multimedia ‘El legado de Gabo’

 
Es un proyecto de apropiación digital del Centro Gabo, una iniciativa de la Fundación Gabo, y el Ministerio TIC, que cuenta con más de 10 videos, 30 ilustraciones, emojis, textos breves y claros. Todo pensado para que los niños y jóvenes naveguen este especial, tanto en PC como en celular, y puedan aprender sobre García Márquez mientras se divierten. 
 
El micrositio se navega a través de las 5 preguntas básicas del periodismo: quién, qué, cuándo, dónde y por qué. También cuenta con 9 juegos o actividades diseñadas en la sección Cómo, que es transversal a todo el especial multimedia y en la cual se centra gran parte de la atención, teniendo en cuenta el público protagonista: niños y niñas. 
 

©Fundación Gabo 2019 - Todos los derechos reservados.